He Promises Himself…

23 10 2007

Bueno, bueno, bueno, ya se que he tenido el blog un poco abandona, la verdad, muchas cosas que hacer y pocas ganas de actualizar, pero la espera ha merecido la pena, os lo aseguro. Hoy os traigo algo grande, muy grande. Os voy a hablar de este chico, ascendido a la categoría de semidiós solo por tener los huevos de grabar el videoclip que analizaré a continuación, el es José Galisteo, y ha conseguido que todos estos años de Operación Triunfo hayan merecido la pena (y no era cosa fácil).

José era uno de esos chicos del montón en la academia, sí, vale, guapito y sabía entonar (a veces) ¿y qué? Kiko Veneno también entona y no pretende ser un cantante melódico. Abandonó la academia igual que entró, con cara de gilipoyas, y cuando todos nos habíamos olvidado ya de él (si alguna vez lo habíamos recordado) va y saca un disco de clásicos de los ochenta. ¡Que originalidad! Lo mismito que Soraya pensamos muchos, ¿no teníamos bastante con un triunfito reventando éxitos? Pero estábamos equivocados, José tenía un as en la manga (yo diría que llevaba toda la baraja entera, por si acaso). Eligió como su single “I promise myself”, una canción con ritmo donde las haya, y se puso manos a la obra para grabar el videoclip más inverosímil que podía pasarnos por la cabeza, y que ahora analizaré mes a mes (cuando veáis el videoclip lo entenderéis). ¡Gracias José, tu me enseñaste a creer en mi mismo!

ENERO: Empieza el videoclip y, sí, se lo que estás pensando, “no puede ser, debo haber entrado en coma, no puedo estar viendo esto, es irreal”. Pues en su mayoría estás acertado, porque todo no es más que un cutre-croma, pero lo que realmente importa es cierto. Ahí está Galisteo, vestido con un “traje de nieve” escotado y con pompones en los tobillos, gorra, bufanda metro(homo)sexual (y como aguanta el tío). No puedo evitar que me venga a la cabeza aquella frasecilla: “con él es como si no llevara nada… llevara nada…” ¿Piensas que no podría ser mejor? Espera a ver el mes que viene…

FEBRERO: ¡Tachán! Como puedes comprobar el videoclip se basa en la más primitiva asociación de ideas: enero=frío=nieve, febrero=sigloXVIII=Versalles, instinto básico. ¿Qué coño tendrá que ver febrero con un palacio afrancesado? ¡Pero si El Asalto a la Bastilla fue en Mayo! En fin, nos lo compensa con sus insinuantes movimientos de pañuelo, que dejan por los suelos al propio Leonardo Dantés. Mención aparte para el lanzamiento de bastón y la pose en jarrás que parece decir: “hazme tuyo, baldomero”.

MARZO: Como las fallas les iban a quedar muy cutre en el croma decidieron disfrazar al pimpollo de algo parecido a James Bond y ponerle de fondo una ciudad pijo-portuaria estilo Marsella, Niza o Montecarlo, cualquiera nos vale. José consigue que un simple trago de su “Martini con Vozka, mezclado, no agitado” (en realidad es agua mineral, que el pobre ya tiene bastante con lo que tiene) fusione al protagonista y al antagonista de la saga 007, y si no fijáos en su meñique. Pura maestría.

ABRIL: “Abril es un mes… genérico, que está ahí prque tenía que estar, no tiene nada de especial (vestir a José de Jesus en la Pasión habría sido demasiado fuerte). Así que le ponemos un sueter pistacho y una gorrita ridícula y que haga el paripé, de fondo ponle una discoteca o un casino, o mezclasas, mejor”. No hme ha sido posible descubrir si estaba bailando o sufriendo un ataque de epilépsia.

MAYO: Con la gorrita de Enero teñida de marrón, va José y se cae en el cuadro de las carreras de Mary Poppins, así que se monta su propio pic-nic (individual, por supuesto, a ver quién va a querer montárselo con él, ni las hormigas se acercan). Desesperado por conseguir algo de compañía intenta cazar una mariposa (que huye despaborida), la red para apresarla fue cortesía de Doraemon, me figuro.

JUNIO: “El tenista de Ariel”, más blanco no se puede. Junio es un mes corto pero intenso, la tontería del tenista no podían alargarla mucho. Así que ya sabes, venga José, dale a la pelotita que pasamos página (atención al detalle: la raqueta tiene la funda puesta y pelotas dentro, por no mencionar que es de badminton).

JULIO: Veranito significa calor (igual que enero frío). José se va a lucir palmito a la piscina pública de su pueblo (trae locas a todas las mozas) y se pone a hacer posturitas con su minibañador del zara. “¡Qué sí, qué sí, que el Josito, el de la Espiri, se compra la ropa allá en la ciudá’! Y ha hecho un video d’esos que cantan”.

AGOSTO: Después de un duro año de trabajo, Galisteo se toma unas bien merecidas vacaciones y se larga a una isla paradisíaca. Su pareo nos permite descubrir en su abertura que bajo de esa fina capa de tela no hay nada más que la cálida piel de José, “¡AY, AY, AY, AY, AY, Tomateros! José pone una carita que derretiría los polos, y que morritos, que bracitos, ¡AY, AY, AY, AY, AY!”

SEPTIEMBRE: La vuelta al cole, esa José se la conoce muy bien (porque debió repetir tercero de la ESO media docena de veces). Descubre que su antiguo uniforme aún le viene y juguetón se va acercando a la cámara. Lleva pendiente, es uno de los chicos malos, seguro que se pone la chaqueta del revés y hace pellas. Lo más de lo más, la Vane está loca por calzárselo.

OCTUBRE: José nos demuestra su faceta más señorial en la caza del zorro (por un momento creo que va a disparar a la cámara, pero prefiere caminar hacia ella con un ritmo marcial que nada tiene que envidiar al de los Village People). El zorro no sabe si es peor estar muerto o colgando del hombro de ese tío.

NOVIEMBRE: “¡Ey, que Nueva York no ha aparecido en el video! Pues ya estás tardando”.Y para allá que lo mandan (para el croma), lo visten como si fuera a rodar un anuncio de colonias (con un búfalo en el cuello, le ha cogido el gusto a colgarse animales muertos), pero si os fijáis, bajo el abrigo lleva el uniforme del mayordomo de Tenn. ¿Lo rodarían en el mismo estudio? El algodón no engaña.

DICIEMBRE: Y acabamos el año en un fantástico escenario de cortinilla de estrellas, con José vestido todo de negro a lo Raphael, con chaquetilla de torero incluída (creo que se la dejó Soraya). Si nos fijamos existe un paralelismo casi perfecto con el “baile” de diciembre y de abril, lo que permite demostrar la versatilidad (acero azul, ferrari, le tigre y magnum) de este genido de la música.

Y hasta aquí este videoclip. Poco más me queda por decir, espero que vuestras vidas sean ahora un poco más felices.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: